SISTEMAS COMUNICOLÓGICOS. PARADOJAS PARA COMPRENDER…

Escrito por  //  28 octubre, 2011  //  Artículos, Edición 82  //  Sin comentarios

default-image-articulo

Resumen
En el Perú predominan los sistemas de información en vez que los sistemas de comunicación. El primero es doctrinal, secular y vertical. Lo segundo es la utopía de la democracia. La bipolaridad de opiniones de los medios de comunicación sobre el Informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación forma parte de esta disyuntiva. Todo esto dentro de un contexto sesgado y polarizado. He aquí la paradoja comunicacional del asunto.

Abstract
Peru is dominated by information systems rather than communication systems. The first is a doctrine, secular and vertical. The second is the democracy’s utopia. The bipolarity of opinions in the mass-media on the Report of the Commission of Truth and Reconciliation is part of this dilemma. All this within a biased and polarized context. Here is the paradox of the communication of this matter.

Sistemas comunicológicos. Paradojas para comprender los derechos humanos en el conflicto armado interno en el Perú (1985-1996)
Frank Casas Sulca (Perú)

Introducción

Han transcurrido más de cinco años (2003) desde la entrega y presentación nacional del Informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR). Y sobre éste pesan un sin fin de objeciones (críticas y alabanzas) que desconfiguran lo sustancial de su creación: La justicia, la paz y la reconciliación. Este Informe debió haber sido ser el primer paso para que los peruanos nos sumáramos a una causa común dentro del espectro social de nuestra idiosincrasia.

Marginalidad, opresión, desinstitucionalización, violencia e impunidad, son matices dentro del sistema social peruano que deberían quedar en el mal recuerdo. Lamentablemente, esto no se ha cumplido. Y los medios de comunicación, los encargados de objetivizar lo subjetivo, se envuelven dentro de un mismo sistema que parece inalterable.

El siguiente ensayo intentará -en lo posible- encontrar los matices de la realidad peruana a través de sus medios de comunicación masiva, dentro de un statu quo político, social, cultural y de defensa de los derechos humanos. En tanto, descifraremos cómo se desarrolla este contexto polarizado sobre los sistemas de información y los sistemas de comunicación de nuestras realidades. Demostraremos respuestas a través de múltiples paradojas.

Definitivamente no es fácil hacerlo. La estructura de este Informe de la Verdad y la Reconciliación, que aunque nació como una iniciativa ética y moralista, también guarda muchos matices políticos, culturales, judiciales y, como lo demostraremos en estas páginas también comunicacionales.

Sistemas de información y sistemas de comunicación

Es importante, en primer lugar, descifrar esta premisa a la que se hace referencia ¿Qué es un sistema de información y qué es un sistema de comunicación? Para esto nos basaremos en las teorías sistémicas y ecológicas de la comunicación. Una reconfiguración de la ciencia comunicológica.(1)

Todo lo que observamos, lo que olemos, lo que miramos, por donde caminamos y, lo que comunicamos conforman los ejemplos más claros de un sistema de información y, que a su vez forma parte de nuestro sistema sociocultural (Bertalanffy, 1989, p.204). Todo lo que podemos – y no podemos- percibir con nuestros sentidos está formado y estructurado por múltiples sistemas de información. El sistema de información es el escritor, el prosista y poeta de nuestras vidas.

Un sistema está conformado por una gran cantidad de redes. Estas redes a su vez están ordenadas y configuradas dentro de un esquema de vida. El orden es clave para un sistema, sin él no existiría, o tal vez sí, pero moriría rápido. Estaría a merced de cualquier otro sistema superior y ordenado. Los sistemas de información son así. Sólo que ésta a su vez se complementa con memes. Los memes son los nodos del sistema de información, es su unidad informacional. Un meme es la caracterización de cada nodo, su identificación, en él se guardan lo que la huella ocular guarda en nuestra estructura ecológica. Pero estos memes no andan solos, no son distintos, por el contrario se agrupan para poder sobrevivir. Intentan ser iguales de lo contrario no sobreviven, o se vuelven débiles, no ejercerían poder.

El poder es básico para un sistema (Abril, 1997, p.69) y, sobre todo si es de información. El sistema es vertical, oligárquico, de gobernantes y subordinados. No tiene matices críticos, puede ser de cualquier ideología política, cultural y/o social. Lo verdadero es que es lineal y se dirige hacia un solo lado, no voltea ni se vuelve multilateral. Eso si, puede mantenerse en constante lucha, es posible múltiples entropía.

Cuando la comunicación entra a tallar dentro de un sistema de información, ésta se altera, deja de ser poderosa, deja el centralismo de poder. La comunicación entra para ejercer interacción con el exterior “INTER-RETRO-RELACIÓN” (Boff, 2002, p.24), ésta necesita de varias aristas ergo busca más componentes símiles y disímiles. Estos sistemas son capaces de hacer interactuar a los mismos sistemas de información. Claro está, dependiendo de la gradualidad y del poder que ejerzan los sistemas de información. Los sistemas de comunicación son lo más parecido al sistema democrático, por tal razón aún es una utopía. Entonces, la democracia es una paradoja política, es un sistema de comunicación. “[En la TV] eran muy poco los espacios que se destinaban para cubrir las noticias del resto del país. Tuvimos, pues, un sistema de comunicación centralizado” (CVR III, 2003, p.499).

Realidad social, periodismo crítico y sistemas de información

Es difícil interpretar la realidad peruana. Podemos citar un sin fin de autores, intelectuales, sociólogos, politólogos, que de manera escueta y/o reformulada han ido estableciendo argumentos para descifrar lo difícil: ¿Qué es el Perú?(2) No obstante el periodista, el hombre de prensa, el que narra, cuenta y critica con la veracidad, también ha ido configurando sus propios argumentos para encontrarle respuestas a la realidad peruana. Éste se compromete con la verdad y con sus lectores, radioescuchas, televidentes y, por qué no, también con sus blogueros.

Todo esto lo vemos y vivimos diariamente. Esto es parte del sistema de nuestra vida. Es el matrix de la sociedad informada. Son los memes que tienen identidades diferentes pero que a su vez forman parte del mismo sistema informativo.

El periodismo, el periodista y los medios de comunicación son un buen ejemplo de sistema de información. Este hombre forma parte del sistema social politizado y minado de intereses. El periodismo masivo nació en la Inglaterra liberal, he ahí su origen. Al fin y al cabo, exigirle que altere su sistema sería perjudicial. Un medio de comunicación se rige por la libertad de prensa, la veracidad y por las ventas de espacio publicitario. Gracias a lo “liberal”, el periodista es capaz de asumir sus responsabilidades y fiscalizar a los hombres del gobierno. Defiende los intereses de los ciudadanos. Pero no deja de ser parte del sistema, de un único sistema. Su propia libertad lo ejerce dentro del sistema. No tiene que ver la ideología política. Un diario de izquierda, también forma parte del sistema. “La ideología expresa distorsiones sistémicas profundamente implantadas a la crítica” (Abril, 1997, p.144).

El periodismo es el cuarto poder, por supuesto que lo puede ser. Pero es un poder centralizado en múltiples dimensiones. Empezando desde el gerente o el dueño del diario o canal de TV, hasta el practicante universitario. Es un escenario de orden jerarquizado. Pensar en alterar este orden sería una locura, o por lo menos esto es lo que el sistema señala. Un sistema de comunicación es un sistema abierto, por tanto necesita de isomorfismo para que se dé esta condición, así como también de alteraciones sistémicas: Entropía (Bertalanffy, 1989, p.39).

Lo que el periodista coloca en la agenda es lo esencial. No hay más ni hay menos, no es posible encontrar más. Sumemos a todos los diarios y todos los programas de TV y de radio. Todo el contenido de hoy es simplemente para hoy, mañana es otra cosa, pero lo de hoy es todo lo que ha ocurrido, no hay nada más por descubrir, esa es la orden del sistema informacional. No es sólo cuestión de periodistas, es cuestión del sistema. El periodista nos cuenta lo que ha pasado pero es el sistema quien ha escrito la pauta.

(…) los medios, sobre todo la televisión, han contribuido al deterioro de la vida democrática, al convertir a los ciudadanos en consumidores y a la opinión pública en un conjunto de respuestas fragmentadas en las encuestas de opinión (Roncagliolo, 2004, p.19).

Los medios en el sistema de comunicación

Pero así como se señala que el periodismo forma parte de un sistema de información, también debo aseverar que forma parte de un sistema de comunicación. He aquí otra paradoja.

Líneas arriba se indicó que los sistemas de comunicación entran a tallar dentro del sistema de información para interactuar y romper el orden central y lineal de ésta. Lo mismo sucede con los medios de comunicación. Los medios que recogen la información son capaces de hacer interactuar a múltiples sistemas de información. La agenda de información es un buen ejemplo paradójico, porque es posible y gracias a los elementos de las nuevas tecnologías de la información, llevar información hacia múltiples lugares del mundo. No hay que esperar barcos, ni telégrafos. Todo puede abreviarse con un clic informático. Es verdad que la información no se dirige de todos hacia todos, pero sí es capaz de llegar de un grupo a muchos grupos. Por lo menos se rompe con el eje isomórfico de los memes en los sistemas de información.

Podríamos decir que los medios de comunicación son una especie de democracia imperfecta, no obstante, sería caer en un craso error politológico. La democracia también es un sistema y, los sistemas de comunicación se adaptan muy bien a estas. En todo caso, vivimos en una sociedad democrática no tan demócrata.

(…) las actitudes de los diversos medios de comunicación fluctuaron alrededor de tres posturas. Una primera postura tildó a los perpetradores de actos terroristas de psicópatas […] Una segunda postura lo asumió como un fenómeno condenable […] Una tercera postura que los atentados terroristas se debían a un plan soterrado de las Fuerzas Armadas para desacreditar a la izquierda (CVR III, 2003, p.493).

Derechos humanos y periodismo

Hablar de derechos humanos es muy complicado. Es muy difícil -como lo señalo en un principio- no caer en sesgos políticos, éticos, moralistas y culturales. Lo que si queda claro es que toda esta controversia se incluye dentro de nuestro sistema informativo. Pero también sucede algo interesante, es posible por su naturaleza ética que ésta trastoque o quiera alterar al sistema informativo. No es sólo cuestión de derechos jurídicos o de cuestiones políticas. Es mucho más que eso. Es de conocimiento, es de democracia, es de comunicación. De la búsqueda del sistema de comunicación.

La demanda por derechos en los siglos XVII y XVIII estaba dirigida contra el Estado existente y sus autoridades, contra el despotismo, la arbitrariedad y la descalificación política de quienes sostenían opiniones diferentes (Kamenka, 1978, p.5).

Es difícil encontrar la ciencia que sea concomitante a los derechos humanos, difícil porque cada uno es disímil. Cada uno tiene algo que decir. Por supuesto que se toman acontecimientos históricos importantes y transcendentes en la historia del hombre y que en algún caso desestabilizaron el sistema de información. La Revolución francesa es una de ellas, más atrás la Antígona de Sófocles.

El liberalismo económico, el Marxismo, el Iusnaturalismo, el Iuspositivismo, el Utilitarismo, el Personalismo, el Cristianismo, el Materialismo, los protestantes, el Realismo; son corrientes politológicas, sociales, y filosóficas que han intentando – y lo han logrado- descifrar la esencia y estructura de los derechos humanos. Y es que hablar de derechos humanos es hablar –comunicar – de todo y de la nada.

Para los derechos humanos, el hombre es libre y dentro de esta libertad se encuentran los sistemas de información. Las constantes críticas, los constantes acuerdos formulados en base a ella, permiten la sostenibilidad de los sistemas de comunicación. Existe una cultura crítica y opositora. La defensa de la libertad de expresión es un buen ejemplo.

Sin embargo, ni una ni otra convergen en la síntesis, sino conllevan el enfrentamiento hacia otras latitudes del saber. Y al final, el sistema informativo mantiene su statu quo.

Los sistemas comunicacionales en la social y en la defensa de los derechos humanos

Debemos considerar que fuera de las perspectivas de estar a favor o en contra de la CVR, surgen disyuntivas acerca del por qué del rechazo de algunos medios de comunicación en el Perú hacia ésta. La premisa es la siguiente: Si la Comisión se creó con el fin de alcanzar “una sociedad reconciliada con sus posibilidades“(Hatun Willakuy, 2008, p.8), ¿Por qué nos encontramos con rechazos y desprestigios?

En base a lo analizado líneas arriba respondemos.

El conflicto armado interno en el Perú (1980-1996) desenmascaró de forma directa la verdadera esencia de la sociedad peruana, y no sólo en el aspecto social, político, económico y cultural, que de tanto se ha hablado, sino también en su aspecto sistémico total. Este conflicto abrió nuevos miedos y nuevas tempestades, creó nuevas oportunidades y dejó muchos paradigmas sueltos, algunos se extinguieron y otros subsisten y mutaron. El statu quo (sistema político) de ese entonces, lo que el Partido Comunista del Perú (PCP) liderado por el hoy encarcelado Abimael Guzmán, quería destruir por completo, tambaleó y estuvo muy cerca de alterarse. Pero Guzmán no quería forjar sólo un nuevo Estado democrático, lo que nosotros llamamos un nuevo sistema comunicacional, sino que deseaba forjar un nuevo sistema donde él era un centro del poder. Inclusive intentó por muchos años el establecimiento del ismo: “gonzalismo”, aunque no lo logró (Roncagliolo, 2007, pp.119-120).

El sistema peruano es muy fuerte, es muy vertical y de orden establecido. Durante años, las revoluciones, las reformas, los golpes de Estado, se instalaron establishment regidos por un mismo concepto: mantener el poder y sucumbir frente al mismo sistema.

Los mismos medios de comunicación forman parte de este sistema. Por ejemplo, las líneas editoriales de los diarios “La República” y “Correo” son disímiles. Ambos defienden la libertad de prensa; pero uno de ellos defiende el papel de la CVR y el otro lo fustiga y desprestigia. El valor de su crítica no está puesta en duda, sino la situación donde lo configuran. El hecho de que uno defienda y el otro critique significa que cada uno persigue un sistema, este sistema puede ser de corte izquierdista (socialcristiano) y/o liberal (neoliberal). Esto es lo que llamamos un meme de sistema de información. Pero cuando decimos que ambos defienden la libertad de prensa, entonces este sistema de información se desprende de su postura lineal para configurar elementos democráticos.

Ahora bien, la pluralidad de información no quiere decir que vivamos en una democracia total, por el contrario existe la temerosidad de que esta democracia mal definida se convierta en dictadura. En el gobierno de Alberto Fujimori ocurrió lo mismo (Murakami, 2007, p.440). Hubo una gran variedad de medios que estuvieron en su contra y otros pocos a su favor. Hubo pluralidad de mensajes, no obstante, no podemos hablar de un gobierno democrático o dictatorial, por lo menos no desde el enfoque sistémico comunicacional. Aunque sí debemos tener en claro que la gobernabilidad dictatorial también es sistémico.

En ese sentido, sí podemos señalar que la peculiaridad de informar, de rechazar, de criticar y de aceptar argumentos, es parte de nuestro propio sistema de comunicación endeble todavía, igual que nuestra democracia. Un sistema de comunicación que tiene un largo camino que seguir todavía. Quedarnos en el hecho de que si es bueno o malo, es poco práctico. Se necesita desprenderse del miedo político, ético y sistémico. El sistema puede alterarse pero para eso se necesita de la herramienta más intrínseca del ser humano evolucionado. Se necesita de un verdadero sistema de comunicación. No es cuestión de políticos, sociólogos, jurídicos, o filósofos, es cuestión –sistemático- de comunicadores sistémicos.

Ver articulo Completo AQUI.

Acerca del autor
;

Licenciado en Comunicación por la Universidad de San Martín de Porres (Perú). En su labor periodística colaboró en la Revista “Caretas” de Lima. Asimismo participó en el Programa Juvenil de Televisión Nacional del Perú Canal 7: “Parlamento Joven”. Actualmente es coordinador de Prensa Institucional. Obtuvo su Licenciatura con la sustentación de su Tesis de Investigación “Comunicación para el Desarrollo y Gobernabilidad en Pacarán, distrito de la provincia de Cañete, Región Lima. Escribe cotidianamente en su blog “Habla de Veritas”, una web especializada en teoría de la Comunicación para estudiantes y profesionales. // Contacto: casasfrank@gmail.com

Ver todo lo publicado por

Los comentarios están cerrados para esta entrada.